Rate this post

El “contenido” actual está particularmente de moda, pero a menudo olvidamos que lo que realmente asegura el éxito de una marca es otra.

“Tenemos que dar contenido”, nos centramos en el contenido, ponemos nuestra estrategia en el contenido.Pero los contenidos, para una marca, tienen realmente el papel fundamental que muchos parecen querer darle, Ciertamente, los contenidos tienen su importancia, pero probablemente más que el dualismo producido, contenido hay que prestar atención a otro binomio; el entre producto e imagen. Sí,’ imagen’ Establecer una estrategia de marketing sobre el contenido tiene poco sentido si la trama de contenidos no está orientada a construir una determinada imagen, bien diseñada y definida de acuerdo con los objetivos específicos de la empresa.

Cuanto más nivel, lujo tenga la marca, más importante será la imagen. No es casualidad que Chanel señale mucho al ideal femenino, refinado y romántico, y nada a la enzima Q10 de sus cremas y a la particular suavidad de su pull-over.

Del mismo modo, las grandes marcas anuncian perfumes con manchas que no tienen nada que ver con las fragancias y se centran en las emociones, el estilo de vida y la imagen ideal.

Apple con Steve Jobs estaba en lo más alto del mercado porque expresaba un estilo de vida particular, un ideal de perfección e innovación y porque era una marca que aún se veía como un nicho.

La mayoría de las personas que compraron un iPhone ni siquiera lo usaron al 50% de su potencial, pero se jactaban de que lo tenían “porque es un iPhone”. Y así es también para Ferrari: ¡nadie compra un Ferrari sólo por su transmisión automática! Hay miles de ejemplos, los perfumes, Apple y Ferrari tienen en común estrategias de marketing basadas en la construcción de una imagen bien definida y perfectamente orientada hacia el objetivo marcado por la empresa.

Los contenidos son sólo herramientas de contenido es sin duda importante

Son sólo herramientas útiles para dar credibilidad a una imagen que es la piedra angular real de la estrategia de marketing.

La imagen es algo que debe representar un estatus, que encierra emociones y sensaciones bien definidas, que crea empatía con el cliente, que define un producto o una marca incluso antes de las características intrínsecas del propio producto. Por eso, los que se centran en el contenido, sin prestar demasiada atención a la imagen, no recogen resultados.

Este es el caso de muchas marcas de corretaje inmobiliario, al encontrarse en un período de crisis del que no salen, producen contenidos de poco interés y poco sentido, sobre todo “Las razones para elegir el grupo inmobiliario X”. ¿Ferrari ha creado alguna vez un anuncio publicitario con 10 razones para comprar una Testarossa? Algunas marcas de bienes raíces de lujo, por otro lado, piensan diferente.

Producen revistas en papel fino en las que combinan anuncios de las casas más escénicas con promociones de otros artículos de lujo, así como encartes sobre diseño y entrevistas exclusivas.

Las boutiques genéricas luchan por permanecer abiertas, pero las tiendas de las famosas marcas siguen cosechando grandes ganancias, cuidando la imagen desde el punto de venta.

No es casualidad que todos los vendedores de H&M sean jóvenes, tatuados o con pelo de cortes y colores particulares, si las tiendas están amuebladas de forma urbana y moderna, en perfecta combinación con el tipo de ropa, el estilo de publicidad, de la misma manera que el logotipo, la imagen está perfectamente alineada con el producto y la lente de destino.

En las tiendas de Luisa Spagnoli, en cambio, los maniquíes de la vitrina están muy ocupados, en menor número que H&M, la distribución de la tienda es diferente, hay menos prendas disponibles, los pedidos son por término medio más viejos y están vestidos de una manera más sobria y clásica. También en este caso, la congruencia producto,imagen y objetivo es perfecta y esta es también la razón por la que nadie entraría en una tienda de Luisa Spagnoli donde el pedido es al estilo H&M.