Rate this post

Los datos afectan la efectividad de la publicidad? Un retrato de muchas realidades empresariales entre la inteligencia empresarial y los procesos de toma de decisiones.

Aunque la orientación basada en datos es ahora una ruta inevitable para todas las empresas, la forma en que los profesionales de marketing abordan los datos sigue siendo en cierto modo un campo no contaminado, donde la ausencia de una visión estratégica se fusiona con la falta de herramientas integradas adecuadas y habilidades avanzadas. ¿El resultado? La afirmación de las opiniones de que la disponibilidad de demasiados datos puede ser a veces más mala que buena para las empresas.

El debate sobre esta cuestión es bastante amplio. De hecho, existen numerosos artículos y aportes sobre la relación entre datos, inteligencia de negocio y procesos de toma de decisiones que luego analizan el impacto que estos tienen en términos de ROI en la ejecución de campañas publicitarias. AdExchanger con un estudio profético titulado “Parálisis por análisis: ¿Es demasiados datos una mala cosa? En 2013 analizó este concepto.

Existen muchas plataformas a través de las que recopilar información sobre el comportamiento de navegación del usuario

Desde las páginas vistas hasta las búsquedas realizadas, desde la frecuencia de consumo de determinados contenidos hasta el tiempo empleado en un sitio web.

Estos datos también pueden integrarse con plataformas de terceros que proporcionan datos adicionales sobre el interés, la composición sociodemográfica del público objetivo y el sentimiento. Pero, ¿es la disponibilidad de una cantidad tan grande de datos realmente capaz de implementar campañas publicitarias? ¿Este enfoque de la hiper-segmentación e hiper-targetización realmente mejora el rendimiento publicitario? Según una encuesta unificada, el 50% de los vendedores sociales consideran que sus datos no son fiables.

Más concretamente, el 29% cree que tener más acceso a los datos es sin duda una oportunidad para las empresas, pero al mismo tiempo es fuente de frustración porque no siempre logra transformarlos en percepciones y acciones de valor para las empresas.

El 38% admite que no tiene competencia para transformar los datos adquiridos, enriquecerlos y hacerlos utilizables para fines de marketing, y el 35% reconoce que no posee la experiencia y el soporte técnico necesario principalmente una inteligencia de negocio para sus actividades de publicidad social.

No sólo eso: el 82% de los profesionales de marketing confían en Excel para informar sobre la gestión del rendimiento, con la consecuencia de que el enfoque analítico global de muchas empresas se mantiene en un nivel básico.

La causa principal de esta brecha es el crecimiento progresivo de herramientas y socios para la gestión social basada en datos que implica el uso y la puesta a prueba de un número creciente de plataformas y soluciones capaces de interceptar sólo aspectos específicos de una estrategia de marca.

¿El resultado? Una visión distorsionada o en todo caso parcial de los datos adquiridos que, sin un sistema integrado, difícilmente puede dar valor y optimizar los procesos de gestión de los planes de publicidad social de forma efectiva y transparente.

El hecho positivo es que seis de cada diez comerciantes afirman querer cambiar las plataformas y la forma en que se recogen y analizan los datos para 2017. De hecho, no son los datos los que menoscaban la eficacia, sino el uso que se hace de ellos o que se puede hacer de ellos.

La necesidad esencial de los profesionales del marketing y los anunciantes es contar con plataformas y recursos humanos capaces de interpretar los datos y hacerlos modelos eficaces de segmentación, para que la web sea un entorno lleno de oportunidades para marcas y empresas.