Rate this post

Un mundo en el que todo lo que se vierte en la red es útil y original es pura utopía. Los vendedores de hoy en día saben muy bien que todo lo que sus clientes quieren es exactamente lo que están buscando, con la calidad y experiencia que esperan. Desafortunadamente, sin embargo, la redacción de un contenido completamente original requiere demasiado tiempo y no garantiza la calidad de la información.

Por este motivo, según un estudio de Curata, una de las plataformas web más utilizadas para la curación de contenidos, más del 83% de los profesionales de marketing se preocupan por los contenidos extraídos de terceros y los comparten con sus clientes o clientes potenciales.

¿Qué es la conservación del contenido?

Esta práctica generalizada consiste en encontrar, recopilar y compartir los mejores y más relevantes contenidos que la web puede ofrecer sobre un tema específico para ofrecerlos al público más interesado. La conservación de contenidos también tiene otras ventajas, añade valor a los esfuerzos de marketing y aumenta la visibilidad y credibilidad de la marca. Por estas razones,hay curadores de contenidos en la web que ni siquiera saben que lo son.

Son personas expertas en su propio campo de trabajo o incluso con una pasión específica que administran un blog y que tamizan Internet en busca de noticias o informaciones que pueden ser útiles para quienes, como ellos, quieren profundizar un determinado tema, y luego proponen estas fuentes en sus artículos con la adición de comentarios personales.

Se trata de una actividad que requiere un gran dominio en distinguir a los búfalos de las noticias reales y que hace que la persona que se dedica a la curación de contenidos, en consecuencia, sea un gurú de ese sector. Por esta razón, muchas empresas, especialmente las que operan en la publicación web, a menudo buscan curadores de contenidos capaces de garantizar al equipo editorial una selección actualizada de noticias frescas y de alta calidad. Buenas prácticas y consejos para evitar errores.

Prácticas a seguir para evitar errores

1. Si la curación de contenidos consiste en encontrar y compartir lo mejor de la web, entonces el primer paso fundamental es seguramente encontrar las mejores y más provistas fuentes como, por ejemplo, sitios/blogs especializados en el sector y, en particular, en el tema de interés para nosotros y, por esta razón, capaz de garantizar una información de calidad para el público objetivo.

Entonces, ¿por dónde empezar? Comprobar las noticias de Google siempre es una buena idea, pero incluso las redes sociales pueden ayudar porque son ricas en datos y noticias. Los blogs son otra fuente importante y puedes suscribirte a los boletines para que no te pierdas los artículos que te interesan. Considerar el seguimiento de los competidores directos no es una hipótesis a descartar, así como pensar en preguntar a sus clientes acerca de lo que esperan ver en el sitio.

2. Ser relevante,el espacio está bien, pero hay que tratar de no alejarse demasiado de los temas que interesan a su audiencia,el riesgo es que no siga el sitio. Además, tener noticias relevantes también es bueno porque indica que está bien informado y tiene experiencia en el campo de referencia. Específicamente, ¿qué tipo de contenido comparte? Artículos, noticias, estudios de caso, comunicados de prensa, pensamientos de personas influyentes, datos, estudios, investigaciones, videos, imágenes, infografías, presentaciones, etc. Lo importante es que tanto el contenido como la función.

3. Es importante mencionar siempre las fuentes y reconocer debidamente a aquellos que han escrito el material utilizado como punto de partida para sus publicaciones.

4. Elaborar un artículo es una tarea difícil y lenta, por lo que es importante mencionar siempre las fuentes y dar el debido reconocimiento a aquellos que han escrito el material utilizado como punto de partida para sus puestos.