Pasando de los medios de comunicación masiva a las redes sociales, las lógicas de medición de su seguimiento de usuario deben ser necesariamente diferentes.

La aplicación de las lógicas de medición vertical (lectores, copias vendidas, espectadores) a los espacios horizontales (redes comunitarias y sociales) es siempre un enfoque limitado y parcial.

La visibilidad en los medios de comunicaci√≥n era una cuesti√≥n bastante sencilla de calcular, ya que s√≥lo hab√≠a una emisora y era casi todo lo que se pod√≠a buscar en una campa√Īa de comunicaci√≥n en los medios de comunicaci√≥n.

En los medios sociales, la visibilidad funciona con diferentes l√≥gicas. Se crea gracias al endoso, la palabra de boca en boca, el compromiso, luego al «regalo» o intercambio que otros hacen a las empresas, para abrir su propia red a su comunicaci√≥n.

No s√≥lo hay que medir la visibilidad con indicadores diferentes y m√°s sofisticados, sino que ni siquiera debe ser la √ļnica cosa a medir. Lo que hay que medir en las redes sociales es su propia «socialidad», que contiene en s√≠ misma visibilidad, pero tambi√©n mucho m√°s: de la calidad a la retroalimentaci√≥n, pasando por la posibilidad de crear nuevos canales de relaciones y ventas.

Calcular el n√ļmero de lectores de un blog o seguidores en Facebook o Twitter como un indicador √ļnico o principal es una visi√≥n parcial que corre el riesgo de ser muy incompleta en algunos casos.

¬ŅTiene realmente sentido presionar por un gran n√ļmero de seguidores si no puedes hacerlos interactuar?

Tomemos el ejemplo de una cuenta de Twitter es un productor de vino:

Cuenta a) cuenta con 10000 seguidores muy bien perfilados entre los amantes del vino y los bloggers, todos con un buen seguimiento. Casi todos los tweets se recogen, comentan y discuten; si quisiéramos calcular la visibilidad real tendríamos que multiplicar cada tweet no para 10000 personas, sino para todas las redes de los que lo han recogido.

Cuenta b) ha comprado o empujado para tener 100000 seguidores m√°s all√° de su plan de contenido, estos seguidores no son tan perfilados y por lo tanto no interact√ļan mucho con la marca. A pesar de una base de seguidores m√°s alta, la visibilidad global corre el riesgo de ser menor o igual, pero con un presupuesto medio m√°s alto.

Esto no significa que no necesitemos tener grandes cantidades, sino m√°s bien que una buena comunidad: – debe construirse a partir de perfiles de los participantes; – debe medirse no s√≥lo por la visibilidad, sino tambi√©n por la capacidad de compromiso. Este problema de medici√≥n a√ļn no se ha resuelto.

La necesidad de un √≠ndice de compromiso compartido o de algunos est√°ndares ser√° cada vez m√°s apremiante en los pr√≥ximos a√Īos, a medida que la realidad como Facebook y Twitter se vuelve cada vez m√°s central.

Vota este post