Rate this post

La gamificación – o estrategia de “juguetón”  tiene una larga historia detrás de ella, porque el uso del juego y el juego para fomentar el comportamiento o la realización de una determinada acción por parte del público objetivo no es una novedad de los últimos años: el ejemplo típico es la competencia del empleado del mes, tan popular sobre todo en grandes. La diferencia es que la gamificación hoy en día aparece como una herramienta con alto potencial, sobre todo gracias a la integración con los medios sociales y móviles.

En tal perspectiva el juego se convierte en una herramienta formidable para guiar el comportamiento de los usuarios, ya sean prospectos, clientes fieles a través de un programa de fidelización o empleados para motivar a mejorar la reputación de la empresa.

 ¿Cuál es el futuro de la gamificación?

Entre los datos más significativos, el 53% de los encuestados dijo que la gamificación será particularmente generalizada en 2020, mientras que el 42% no espera una evolución o tendencia de crecimiento particularmente significativa. Si bien todavía existe un gran escepticismo sobre la gamificación y su aplicación como herramienta de marketing, también existe un creciente número de planificadores estratégicos y gerentes de negocios que han comenzado a apreciar el impacto a largo plazo de la gamificación, imaginando un escenario más brillante para el futuro inmediato, gracias sobre todo a la integración de los servicios móviles, de nube, sociales y basados en la localización.

Generalmente, cuando hablamos de gamificación, pensamos inmediatamente en Foursquare, el ejemplo típico de gamificación centrado en la simple acción de registrar usuarios en un lugar determinado – el punto de venta, el restaurante, la tienda – a cambio de una insignia virtual que reconoce y premia su constancia. En realidad, los usos de la gamificación pueden ser mucho más complejos que los incentivos a un premio intangible y, de hecho, pueden afectar significativamente la capacidad de una marca para involucrar al público objetivo.

La eficacia del compromiso está estrechamente ligada a la definición de los objetivos estratégicos subyacentes a la campaña de gamificación. Es imprescindible que todo el proyecto pueda basarse en el desarrollo de una aplicación web y móvil perfectamente integrada con el posicionamiento e imagen de la marca y capaz tecnológicamente de estimular y monitorizar el comportamiento que los usuarios requieren durante el juego.

Una estrategia exitosa no puede estar exenta de creatividad: la idea detrás del juego, así como la interacción con los usuarios, el cuidado de los textos y lo visual, pueden tener un impacto significativo en el nivel de implicación de una campaña. Además del premio: la recompensa puede no ser un producto tangible -piensa en las clasificaciones o insignias ya mencionadas- sino un descuento o el reconocimiento de un tratamiento extra; depende de la necesidad básica de desarrollar la competencia de los usuarios en la realización (también repetidas veces) de una determinada acción o centrar la atención, más que en un hipotético juego de competición entre usuarios, en su capacidad de involucrar a otras personas en el juego.

¿Cuáles son las tácticas y las mejores prácticas para implementar una estrategia de gamificación efectiva?

En primer lugar, es necesario identificar claramente los criterios de éxito ya sea el número de participantes, el número de participantes o los resultados empresariales para tener una visión exhaustiva del rendimiento, con el fin de obtener una visión completa de lo siguiente.