Rate this post

Google Display Network: mejores prácticas para una campaña eficaz.

Más de un millón de sitios web, vídeos, aplicaciones, y un amplio inventario en el que planificar campañas publicitarias relevantes y altamente dirigidas: esta es la verdadera fuerza de Google Display Network.

La Red de Display de Google permite llegar de forma efectiva a una amplia audiencia, ya que cubre el 90% de los usuarios de Internet del mundo y ofrece múltiples modos de segmentación, desde la segmentación contextual -basada en palabras clave o temas buscados por los usuarios- hasta el posicionamiento gestionado -planificación, es decir, la publicación de anuncios en una lista de sitios y portales establecidos por el anunciante- hasta la recomercialización.

Sin embargo, existe una amplia gama de buenas prácticas para planificar una campaña eficaz  utilizando la Red de Display de Google y evitar errores comunes que pueden causar un despilfarro del presupuesto de inversión.

¿como conseguirlo?

  1. El primer paso consiste en configurar la red de pantallas como la única red para la campaña; a continuación, es necesario seleccionar, para cada grupo de anuncios, una cantidad de formatos adecuados para garantizar una cobertura determinada, pero conviene seguir el rastro de cada anuncio por separado o quizás distinguir los grupos de anuncios textuales de los grupos de anuncios ilustrados, a fin de controlar las prestaciones individuales y facilitar la fase de prueba y optimización.
  2. También es esencial prestar atención a los entornos y dispositivos de localización, para crear una campaña coherente con los objetivos de marketing y la audiencia que se pretende conseguir, tanto en términos de geolocalización como de hábitos de navegación.
  3. Los ajustes elegidos para la rotación de los anuncios -si tu tiene múltiples formatos- para que Google mejore automáticamente la entrega de los anuncios con el fin de optimizar los clics – y por lo tanto los anuncios con el mayor CTR- o las conversiones.
  4. Por último, no se debe pasar por alto el límite de frecuencia, es decir, el número de veces que se distribuye un anuncio por usuario: en el caso de las campañas de remarketing, lo mejor es no exceder una frecuencia de tres impresiones o de diez impresiones en el caso de las campañas con otra targetización.
  5.  Es necesario establecer la licitación en modo manual, para modular la oferta para las categorías de objetivos más eficaces -ya sean palabras clave, colocaciones o temas- y bajarla para los que llevan unos cuantos clics o conversiones.

Esto asegura que la campaña no sea demasiado agresiva y que la cobertura esté optimizada.

Ejemplo de Diagrama de Venn

La Red de Display de Google permite, de hecho, múltiples mezclas de diferentes técnicas de segmentación y los resultados pueden ser realmente asombrosos. Vale la pena recordar, sin embargo, que establecer dos o más modos de segmentación en la misma campaña no implica crecimiento sino una reducción de audiencia, porque Google enfocará la publicación de anuncios sólo en ese segmento de audiencia que es el mismo y común a ambos – piense en el típico diagrama de Venn con dos conjuntos que se cruzan.

 

 

 

 

En esta perspectiva, una mezcla de diferentes modos de segmentación puede ser una manera efectiva de refinar la audiencia. Entre las combinaciones más interesantes se puede mencionar la que existe entre la selección de palabras clave y las posiciones gestionadas que pueden reducir significativamente los costes: de esta manera es posible establecer la entrega de anuncios en sitios o portales específicos, pero sólo cuando un usuario busca ciertas palabras clave. El mismo tipo de mezcla se puede hacer combinando los objetivos por tema. Esto no sólo optimiza el gasto – las campañas con posicionamiento gestionado generalmente requieren un presupuesto.