Rate this post

Cualquier persona que tenga un mínimo de confianza con las herramientas de Google habrá utilizado la última herramienta de palabras clave al menos una vez.

Google proporcionó información valiosa y gratuita sobre el volumen de búsquedas mensuales locales y mundiales en torno a una determinada palabra clave (de ahí el nombre) a nivel local y mundial.

De algunas semanas a esta parte, sin embargo, ha hecho su aparición Keyword Planner. Aunque similar a la anterior, esta plataforma parece mucho más orientada a la planificación de los anuncios de AdWords (no por casualidad sólo los usuarios con una cuenta pueden acceder al servicio) y menos a la búsqueda de palabras clave para el posicionamiento natural.

Un cambio que tiene intereses económicos obvios, al que -como si eso no fuera suficiente- se acaba de añadir otro: la protección de las búsquedas con protocolo ssl.

En esencia Google, levantando el banner de “respeto a la privacidad”, decidió proteger con ssl protocol todas las búsquedas realizadas por los usuarios (hasta ahora eran sólo las de los usuarios registrados en gmail).

Resultado de imagen para Keyword Planner

 

A partir de ahora, Analytics ya no informará sobre palabras clave del tráfico orgánico, sino más bien un indescifrable “no proporcionado”, una palabra que para aquellos que no mastican bien el inglés significa no proporcionado, o incluso no recibido.

La desaparición de Keyword Planner parece ser parte de un vasto plan, es decir, una de las muchas acciones de una ofensiva para fomentar la inversión en AdWords. ¿La era de las palabras clave termina?

EL VALOR DE LAS PALABRAS CLAVE AUMENTA Y LA ESPECIALIZACIÓN SEO

Podemos concluir que el posicionamiento natural es complicado, pero esto es sólo una parte de la verdad. Como demuestran los principales expertos del mundo, las soluciones no han cambiado: por ejemplo, muchos sugieren que la palabra clave longtail (ya no se trata de “hoteles roma”, sino de “hoteles roma con plazas de aparcamiento cubiertas”) o personalizar el contenido en la medida de lo posible en función del público objetivo (los suscriptores al boletín en lugar de los fans de la página de Facebook).

El trabajo del SEO se vuelve aún más especializado y difícil, pero gracias a herramientas alternativas, las posibilidades de posicionamiento no faltan, y nunca fallarán hasta que Google decida no ser un motor de búsqueda…