Rate this post

Cuando queremos tener nuestro propio sitio web o quizás buscamos un posicionamiento muy alto,  son muchas las preguntas que van a surgir en cuanto a que servicios se van a necesitar. De manera que lo ideal es buscarle respuestas a todas las incógnitas que se puedan presentar, desde las más básicas hasta las más complejas, ya que el diseño y desarrollo de paginas web esta compuesto de muchos términos que muchas veces generan confusión. Empecemos por ejemplo, por el servicio de HOSTING WEB.

¿A que se le llama HOSTING WEB?

El disco duro de nuestro ordenador se compone de carpetas y archivos almacenados, de una manera ordenada para que siempre estén accesibles. Un sitio web es parecido a un documento que necesita tener un lugar donde almacenarse, caso muy diferente en el ordenador,  donde guardamos la web,  ya que siempre debe estar encendido, para que este disponible siempre que se quiera acceder a el.

Un ordenador se puede tener en casa, a diferencia de un servidor web que va a proveer a los usuarios de internet un sistema para almacenar informacion, imagenes, videos o cualquier contenido que se encuentre en la web. Este servidor debe estar plenamente operativo las 24 horas, los 7 dias de la semana. En otras palabras, el alojamiento de paginas web, es ese lugar que ocupa una página web en un servidor que por lo general hospeda o aloja varias aplicaciones o paginas web.

Se puede decir que el HOSTING WEB es un lugar de almacenamiento para determinada página web o correos electrónicos en internet y hay compañías que proporcionan un espacio de un servidor a sus clientes.

¿Es necesario un servidor de HOSTING WEB?

Si queremos crear una página web y que otros puedan visitarla, vamos a necesitar publicar los archivos, como textos o imágenes a un servidor de HOSTING WEB para que siempre este online y disponible. No es suficiente con el ordenador al que estamos acostumbrados a trabajar y una conexión de internet doméstica, ya que no es suficiente para que el sitio web esté disponible a todo el mundo. Estos servidores de hosting funcionan ofreciendo computadoras de grandes prestaciones, utilizando conexiones de alta velocidad además de muchas funciones que tienen que ver con seguridad y sistemas.

Tipos de HOSTING

Existen miles de proveedores y muchísima variedad de servicios, todo va a depender de que tipo de web se desea. Por ejemplo, si lo que se quiere es crear un blog personal, un plan de hosting básico será suficiente, pero si se habla de una tienda online o una web corporativa para una gran empresa lo más seguro es,  un servidor de alojamiento más profesional.  Aunque cada proyecto es diferente, hay rasgos que son necesarios conocer para poder determinar cual es el ideal a la hora de necesitarlo, como son:

Hosting compartido

Es el que se suele escoger cuando se comienza ya que por el momento no se tienen muchas visitas. Su principal característica es que se comprate el servidor con otras personas. Esta es una de las opciones más económicas ya que los gastos de mantenimiento del servidor son repartidos con las demás personas.

Hosting gratuito

Este es un servidor por el que no se debe pagar nada, pero sus funciones son muy limitadas,  como el espacio disponible para alojar los ficheros de la página web y la transferencia mensual. Es un servicio bastante irregular ya que consecutivamente hay caídas en la red impidiendo la entrada a la pagina.

Hosting VPS (Servidores Privados Virtuales)

Cuando el proyecto ha crecido y es mucho más visitado,  se va a necesitar un servidor web con más recursos y más potencia. Este tipo de servidores serán compartidos con otros, pero recibirás más parte de los recursos. Tiene la ventaja de permitir reservar de antemano recursos en el servidor que va a garantizar el correcto funcionamiento de su página web. Dependiendo del conocimiento técnico que tenga la empresa o el usuario entre tener un hosting configurado,  para que su rendimiento sea bueno o que la empresa de servicio lo gestione directamente, encargándose de todo.

Si la página web esta alojada en un servidor compartido, puede ocurrir que en cierto momento,  el resto de las páginas web que comparten el servidor,  reciben mucho tráfico provocando que los recursos se agoten y que nuestra página web responda de manera lenta o incluso este inaccesible, pero si esta aloja en un VPS, se tendrán recursos reservados en el servidor para nuestra página web, sin importar si se está utilizando o no, de manera que lo que ocurra con el resto de las otras paginas no afectará el rendimiento de la nuestra.

Hosting dedicados

Este tipo de servidores será única y exclusivamente enfocados a servir tu web. En este caso todos los recursos del servidor estarán disponibles para el uso que quiera dársele. Cuenta con un volumen de tráfico muy alto,  lo que va a permitir que miles de visitas lleguen al mismo tiempo.

Alojamiento web en la nube

En este tipo de alojamientos,  los recursos de los servidores se combinan de manera que actúen como un único servidor,  en el que se podrá alojar la página web, con la ventaja de ser muy flexible, lo que nos va a permitir ajustar de una manera rápida y en tiempo real los recursos de la página web en el momento que lo necesite, como sería el caso de que si la página web recibe un pico de tráfico, se utilizará un mayor número de recursos que van a permitir atender todo ese tráfico y cuando este pico desaparece se utilizara un menor número de recursos, adaptándose siempre a los niveles de tráfico que se esté recibiendo.

Es una solución muy recomendable,  ya que a la hora de que uno de los servidores web que están siendo combinados para la pagina web deja de funcionar, otro servidor web lo sustituirá para que  siga funcionando correctamente. Con este tipo de alojamiento se pagarán los recursos que realmente han sido utilizados y no tener que pagar una cuota fija.

Que tipo de hosting elegir

Todo va a depender de las necesidades de cada proyecto, por lo que es recomendable escuchar varias opiniones sobre cuál sería el mejor de acuerdo a las características que necesitamos que tenga el servidor para la página web. Por ejemplo, si se está comenzando con un nuevo proyecto, lo más recomendable es un hosting compartido, si más adelante este proyecto tiene éxito y comienza a crecer, este va a resultar insuficiente,  por lo que se recomienda mover la página web a un hosting más potente como el VPS o también un hosting en la nube.

Se debe contratar un proveedor de hosting que cuente con un equipo profesional, lo que va a marcar una gran diferencia en la calidad de servicio, sobre todo  a la hora de tramitar y resolver problemas, además que nos va a facilitar la tarea en el momento que se decida migrar y cambiarnos a otro proveedor. Es una prioridad que nuestro proveedor disponga de copias de seguridad y servidores de respaldo en el caso de un fallo de operación.