Rate this post

En un mundo perfecto el equipo de marketing y la de ventas trabajarían en conjunto y en completa armonía. Pero no siempre sucede. Por lo tanto, aquí hay tres puntos clave para esta interconexión. Desafortunadamente, la verdad es que los equipos de marketing y de ventas están a menudo desfasados ​​y en desacuerdo, siendo incapaces de ver los dos departamentos como una parte común a toda la estrategia. Ahora bien, incluso algo tan simple como el desarrollo de un Blog y de la política editorial del mismo pueden generar conflictos entre los dos departamentos.

La gran diferencia es que, utilizando el ejemplo del Blog, el departamento de ventas sólo quiere transmitir información del producto y testimonios de los clientes, mientras que el departamento de marketing conoce la importancia de los contenidos más informativos y atractivos a los usuarios en general. En otras palabras, unir los departamentos de ventas y de marketing no siempre es tarea fácil, por lo que es necesario que vendedores y marketers unan esfuerzos para lograr esta uniformidad y armonía de comunicación.

Existen 3 bases para el desarrollo de esta armonía:

1) Marketing como motor de contenidos y ventas como mecanismo de aprendizaje y distribución,en este momento, los vendedores conocen la importancia del contenido. Sin embargo, la dificultad pasa por tener la capacidad de comunicar desde temas atractivos para el público objetivo en términos de información, como de desarrollar contenidos que sirvan como forma de distribución.

Este desequilibrio, modelo en el que el contenido puede o no acertar, hace que el negocio más inestable lo que puede provocar la pérdida de tráfico, en lugar de generar su aumento. Para la mayor parte, el contenido puede ser acertado o errar es común dentro de los programas de marketing para un puñado de artículos y fuentes de tráfico para conducir una alta proporción de tráfico del sitio. Una forma de mejorar este contenido es hacer que el equipo de ventas transmita a los marketers la opinión y dudas de sus clientes, para que los productores de contenidos puedan de alguna manera abordar esas dudas en sus artículos.

2) Unir en torno a un objetivo común en términos de ROI Si el objetivo de un marketers es medido por el número de Leads que consigue recaudar, este trabajo hará que el responsable de ventas pase más tiempo a hacer la selección de los contactos adquiridos. Ahora bien, en términos de cifras, estos serán bastante buenos para los vendedores, pero en términos de calidad de ventas, ésta será diminuta. Así, es importante que el retorno de inversión sea estudiado por los dos equipos al mismo tiempo, como forma de analizar la optimización de las campañas de la mejor forma.

3) Crear estructura para realizar objetivos de comunicación en este punto es importante que se celebren reuniones semanales entre los equipos de marketing y ventas para que se alineen los objetivos principales de la comunicación. Sean ellos en términos de producto y comunicación dirigida únicamente a las ventas, sean en términos de comunicación de contenido informativo. La verdad es ésta: si trabajadas en conjunto, estas dos vertientes saldrán siempre ganando, una vez que potenciarán lo que de mejor pueden ofrecer a su público objetivo.