Rate this post

Marketing no convencional:

cuando el medio ambiente gana dinero

Las operaciones de marketing no convencionales pueden beneficiar a las campañas medioambientales: una pandilla de estudiantes femeninas de Padua lo demuestra.

El marketing en medios sociales para el tercer sector: cuando hay causas sociales, civiles y medioambientales en juego, una buena idea para hacer llegar su mensaje podría ser recurrir a operaciones de marketing no convencionales. Estas operaciones requieren sin duda un espíritu de iniciativa, creatividad y, por último, un gran deseo de participar.

Sin embargo, también son los que garantizan la mayor implicación del publico e implican, como sabemos, una tarea esencial siempre que hay un mensaje o experiencia que internalizar para que luego se pueda poner en practica, precisamente, con campañas destinadas a concienciar sobre una causa o a avanzar hacia un comportamiento mas aceptable desde el punto de vista social, humanitario, etc.

Por eso, en los últimos años, las organizaciones no gubernamentales, las asociaciones y los voluntarios han optado por el flash mobs y otras iniciativas de marketing originales y poco convencionales cada vez que se trataba de dar a conocer su causa, independientemente del sector en cuestión.

Uno de los casos más interesantes

Algunos estudiantes universitarios de Padua que en junio de 2015 transformaron la Piazza dei Signori en un verdadero conjunto de arte escénico. ¿La escenografía? La eliminación de contenedores viejos, botellas de plástico, cartones, latas: todos estos artículos estaban destinados a vertederos en condiciones comunes. Incluso los actores, sin embargo, eran más poco convencionales: ningún guión escrito, sólo los transeúntes curiosos por saber lo que estaba sucediendo, se dejaban involucrar por el alma de la multitud de flash y empezaban a jugar con lo que tenían a su disposición, buscando “El golpe del reciclaje” (esto no era, sorprendentemente, el nombre de la iniciativa, etc.).

Si hay una ventaja de operaciones como el marketing no convencional, es precisamente la explotación de nuevas situaciones lo que pone a la persona en el centro y le hace sentir que es realmente protagonista de lo que está sucediendo. Son situaciones con un alto impacto emotivo-cognitivo que, para hacer uso de categorías bien conocidas a cualquier persona implicada en el marketing, completan ese modelo de PAD formado por el placer (disfrute, sensaciones placenteras), la excitación (ampliación por haber encontrado lo que se buscaba) y el dominio (seguridad en la compra) y que, de forma más general, convencen al consumidor, en este caso el ciudadano, de la validez del mensaje, actuando como una llamada extraordinaria.

El mérito de las turbas flash y operaciones guerrilleras como las de las alumnas de Patavina (que, junto a la Cátedra de Comunicación Publicitaria de la universidad de la ciudad, participaron en “On the Move”, el concurso anual de publicidad progresiva que pretende abordar temas de comunicación social, ed.), en definitiva, es jugar con el inesperado y sorprendente efecto que, en general, tiene una excelente atracción Para más detalles sobre:”efecto sorpresa y marketing no convencional ” Publicidad: ¿cómo responde nuestro cerebro al efecto sorpresa? En el caso específico del pro-riciclo flash mob, todo transcurrió sin demasiados planos: músicos improvisados; niños que tomaron la iniciativa más que los grandes y se convirtieron en pequeños maestros de orquesta que sacudían objetos ruidosos, tambores y casetes; adultos que trataban de encontrar la combinación correcta sí, pero sacando a relucir su propia música interior. El mensaje básico de la iniciativa? Claro: El reciclaje es útil y necesario, no sólo porque da la posibilidad a cualquier objeto de tener una segunda vida, sino también porque puede convertirse en Arte.