5 (100%) 2 votes

Algunos ejemplos de la aplicación del neuromarketing a diferentes sectores: comercialización de alimentos, diseño de packaging, eCommerce y otros.

Uno de los primeros estudios realizados en neuromarketing fue realizado por el neurocientífico Read Montague, con el clásico y ciertamente conocido Pepsi Challenge Test, una prueba ciega consistió en poner a disposición del consumidor una elección entre dos copas blancas conteniendo una Pepsi y una Coca-Cola.

Al mismo tiempo, el experto utilizó la técnica de resonancia magnética funcional para analizar la actividad cerebral de los participantes en los diversos estímulos a los que fueron sometidos. Los resultados mostraron que la mayoría de las personas involucradas, aunque inicialmente no sabían de qué bebida se trataba, prefirieron Pepsi.

Cuando el envase del producto se mostró a los sujetos, la mayoría de ellos mostraron una preferencia por Coca-Cola, convencidos de que el mejor sabor era esta bebida. Los FMRIs reportaron una activación del putamen durante el consumo de Pepsi más alta que la Coca-Cola. En particular, la cifra indicaba que el gusto preferido era el primer sabor, ya que daba a los consumidores una mayor sensación de placer.

Sin embargo, en la exhibición de Coca-Cola packaging, activación de la mediana corteza prefrontal, de la que depende el mecanismo de discernimiento, evaluación y juicio. Estos procesos cognitivos superiores superponían la sensación de mayor placer generado por el sabor de Pepsi.

En las mentes de los consumidores, de hecho, Coca-Cola se asociaba con una serie de valores, recuerdos y todo un imaginario construido a lo largo de los años. Estos elementos y asociaciones fueron capaces de influir no sólo en su elección, sino también en su percepción del producto.

Se han llevado a cabo otros estudios como éste que demuestran el impacto de la implicación emocional del consumidor en el proceso de toma de decisiones.

Para el compromiso del cliente y la decisión de compra

Marketing emocional y dimensión instintiva del consumidor, Reconocer las emociones de los consumidores de la cara, ¿Cómo cambia el marketing? Neuromarketing, sin embargo, puede ser útil en diferentes sectores y disciplinas incluyendo; Estrategia de marca y comunicación corporativa.

Utilizando algunas de las técnicas anteriores, es posible realizar pruebas para entender si una determinada campaña publicitaria atraerá o no la atención del público objetivo o para entender qué tipo de asociaciones, emociones, sensaciones o valores asocia a los consumidores de determinadas categorías de productos.

Son precisamente estas pruebas las que pueden ser eficaces para comprender qué estrategia de comunicación se adapta mejor a una marca determinada.

El Neuromarketing nos permite analizar asociaciones implícitas de los consumidores hacia una marca, es decir, comprender qué tipo de elementos emocionales o simbólicos (más allá de las características del producto) están conectados a la marca en las mentes de los consumidores.

Este tipo de análisis nos permite crear una comunicación coherente con los valores y la misión de una marca dada, pero también con la percepción que los consumidores tienen de ella.

Neurociencia y marketing: un posible matrimonio Rebranding y creación de nuevas categorías de productos Los conocimientos aportados por el neuromarketing permiten comprender mejor la posición que ocupa una marca en las mentes de los consumidores en comparación con la competencia, qué aspectos de la marca le gustan más a los clientes.

Esto permite a las empresas comprender qué elementos necesitan ser modificados o mejorados y cuáles, por el contrario, deben mantenerse en un proyecto.