Rate this post

El término inglés’ stunt’ se refiere al concepto de truco o trucos, pero también de rendimiento, espectáculo o algo que es, sin embargo, fuera de lo común. En marketing, una estrategia de stunt publicitario consiste en crear un evento inusual de alguna manera, que cause un gran impacto, que llame la atención sobre la marca que lo creó. De hecho, el objetivo es implicar al consumidor, impulsando la curiosidad pero también el espíritu reflexivo del público.

La elección de esta estrategia, si se implementa bien, puede ser muy eficaz porque permite promocionar la marca de una manera creativa y divertida, incrementando así el recuerdo de la marca. Sin embargo, este tipo de formato publicitario puede ir más allá de la mera creación de un espectáculo, ya que puede contener mensajes más profundos, alertas o incluso protestas, relacionadas con causas sociales, medioambientales o humanitarias.

Esta forma de publicidad puede ser particularmente útil para canalizar la cobertura mediática hacia una acción o iniciativa promovida por la marca. Por eso, a menudo son hechas por celebridades, profesionales de diferentes sectores u otros influyentes. Sin embargo, las estrategias puestas en marcha pueden ser muy diferentes, pero la regla clave es que rompen los esquemas, como por ejemplo en el caso de eventos que promueven la superación de récords mundiales o iniciativas de carácter revolucionario e innovador o que de alguna manera entran en conflicto con reglas, normas o lógicas definidas como estándares.

Free stock photo of marketing, magazines, shopping, business

El enfoque de marca con una estrategia publicitaria eficaz

Un ejemplo de un truco publicitario es la marca holandesa Heineken. La empresa ha sabido conjugar en una sola idea las pasiones más grandes de los niños, la cerveza, el fútbol y los amigos. En el videoclip titulado “El dilema”, que representa una acción publicitaria en forma de truco publicitario, decidió explicitar la combinación de estos tres elementos, colocando a un aficionado al fútbol ante un gran dilema. Con motivo del partido de la Liga de Campeones de la que Heineken es patrocinador oficial entre Roma y el Real Madrid el 17 de febrero de 2016, la conocida marca ofreció a Simone, seguidor del equipo Giallorossi, una entrada VIP para el evento.

Todo esto no habría sido un problema si el muchacho no tuviera la costumbre de ver el partido en el viejo sofá de su casa junto con sus tres mejores amigos. Frente a la posibilidad de ver la Champions League directamente desde el stand VIP, la elección se ha vuelto difícil,el gran dilema se origina. El lugar gira en torno a este problema.

Durante la fase de calentamiento de los dos equipos, cuando Simone ya está cómodamente sentado en la tribuna, es hora de desvelar el fondo a través de la gran pantalla del Estadio Olímpico: el protagonista, que ha renunciado a ver el partido en casa como de costumbre, es preguntado por sus amigos y, frente a sesenta mil personas, está llamado a tomar la gran decisión: ¿ver el partido en el estadio o en el viejo sofá? La divertida acrobacia en vivo de la empresa Heineken fue creada por Publicis Italia, con el objetivo de lanzar la iniciativa de marca:”TEAM UP” (#championthematch), una promoción que se centró en la idea de cerveza asociada a un ambiente de convivencia y amistad.

La iniciativa ofreció a grupos de personas la oportunidad de participar en tres sorteos importantes para ir al estadio a ver los partidos de la Liga de Campeones, de cuarto en cuarto hasta la final. Además, al comprar los envases promocionales de Heineken, los grupos tuvieron la oportunidad de ganar incluso más de trescientos premios. Además de lanzar una promoción especialmente atractiva para los aficionados al fútbol, la empresa se propuso, a través de este comercial, reforzar en la mente del público la histórica asociación entre la marca y las grandes competiciones.