Rate this post

Aristóteles comparaba los colores con la música, pues pretendía crear definiciones para la lógica conceptual y creía que habían sido enviadas del cielo como rayos “en cierto sentido, la luz hace los colores potenciales en colores reales”, por lo que identificó cuatro colores que corresponden a los elementos primarios naturales: tierra, aire, agua y fuego.

Desde entonces, muchos otros científicos y artistas han revelado interés en este tema y ​​con el paso de los años, muchas otras teorías surgieron y con ellas nuevas percepciones, interpretaciones y definiciones para el tema.

Veamos en la práctica de qué forma estas teorías de los colores influencian el diseño gráfico.En 1855, Hermann Helmholtz apuntó magistralmente que “nunca percibimos los objetos del mundo externo directamente. Por el contrario, es sólo en nuestro sistema nervioso que sentimos realmente el efecto de esos objetos, y siempre así fue, desde el primer momento de nuestra vida “.

Son los efectos especiales que los colores tienen en nuestro cerebro y la forma en que los diseñadores las usan en sus proyectos que determinan si el proceso de elección ha sido bien logrado o no.

Estamos enseñados desde pequeños a distinguir ya identificar ciertos colores. El proceso normal de aprendizaje debería comenzar con el aprendizaje a dibujar, después de alguna teoría de color básico y sólo entonces pintar.

La simbología de los colores trae alguna controversia, pues cada color es como una moneda, con dos caras, positiva y negativa. Podemos entonces afirmar que cada color provoca una determinada emoción, pensamiento, reacción, sentimiento y actitud.

Efectos de los siguientes colores

Blanco: Símbolo de toda la luz, es considerada la más perfecta de los colores, y la que, de manera general, menos sentimientos negativos transmite. Significa paz, perfección, pureza, protección, comodidad, libertad, inocencia, optimismo, aislamiento y frío.

Negro: Símbolo de la muerte, de la ausencia del color y de la oscuridad, del misterio y del desconocido, pero al mismo tiempo, símbolo de elegancia suprema y sencillez. Es el color que absorbe todos los rayos luminosos, no reflejando ninguno y por eso aparece como privada de claridad.

Gris: Color de transición entre blanco y negro. Indica neutralidad, discreción e indecisión. Puede ser a menudo directamente relacionada con la vejez y la ausencia de energía. Sin embargo, también puede transmitir lujo, elegancia y velocidad. Tanto en la tecnología como en los elementos futurísticos, el gris se destaca, haciendo color predominante en estas áreas.

Rojo: Estimulación, pasión, virilidad y peligro. Si por un lado, en Roma y Grecia antigua ésta era el color asociado a la guerra, por otro, es el color utilizado en las vestiduras de los sacerdotes de la Iglesia Cristiana. Si en Rusia es el color de la libertad, en China es el color habitual para los vestidos de novia. Por los Estados Unidos, el Rojo simboliza el amor, la acción, el dinamismo y el poder. Por ser tan estimulante, es el color que llega más rápido a los ojos. Los niños tienden a ser más atraídos y estimulados por este color.

Amarillo: Este color está directamente asociado a la luz del sol. Color cálido y expansivo, activa la mente y la abre a nuevas ideas, ayudando a las personas que tienen dificultades para aprender. Normalmente se utiliza en ambientes con poca luz, el amarillo puede proporcionar una sensación de espacio.

Azul: Conocida como el color de la lógica y la ponderación, el azul amplía nuestros horizontes dando lugar a una mayor visión sobre lo que nos rodea. El azul puede tener gran influencia en el ambiente de trabajo.