Rate this post

La emoción lleva a la acción.

Las emociones juegan un papel clave en las campañas de recaudación de fondo

Las emociones pueden guiar nuestras acciones.

Las compañias que desarrollan campañas de recaudacion de fondos tienen el objetivo de involucar o inducir a gran numero de personas a una causa, centrandose en las emociones, a traves de la accion “emocionar”.

 ¿cómo cambia el marketing?

El marketing emocional y la dimensión instintiva del consumidor, se ha analizado la decisión de donar dinero para una causa bajo una perspectiva neurocientífica, observando que la acción produce una activación de las partes del cerebro que corresponden al sistema meso-límbico, el mismo que responde a estímulos como comer un plato sabroso o experimentar placer.

El acto de donar dinero a una persona desconocida es fuertemente impulsado por las emociones y por lo tanto favorecido por los procesos que tienen lugar a un nivel inconsciente. Algunos estudiosos italianos han descubierto la existencia de neuronas espejo, presentes en el área premotora del cerebro y que se activan cuando hacemos algo pero también cuando observamos el mismo comportamiento en otros individuos. A partir de este descubrimiento se concluyó que esas neuronas también se activan cuando vemos a otros seres humanos sufriendo o sintiendo cualquier otra emoción igualmente fuerte, incluso cuando los vemos a través de imágenes, videos o simplemente cuando escuchamos una historia e imaginamos. Por esta razón, tendemos a replicar expresiones de disgusto o sufrimiento cuando vemos a otros individuos en situaciones similares, como si también sintiéramos esos mismos sentimientos.

Mostrar la dura realidad vivida por tantas personas, a través de vídeos o imágenes, activa las áreas cerebrales asociadas a estas neuronas, influyendo fuertemente en los procesos de toma de decisiones y favoreciendo las donaciones o compromisos con los problemas planteados. Además, se descubrió que cuando nos exponemos a ciertos estímulos, como un vídeo sobre niños necesitados o escuchando una historia sobre el maltrato animal, nuestro cerebro libera niveles más altos de dos hormonas en particular: oxitocina y cortisol. La primera es liberada por las mujeres durante el parto, pero también cuando sentimos empatía por los demás. En cambio, el cortisol se asocia con el enfoque de nuestra atención frente a ciertos estímulos (que nos llevan a estar más concentrados, y por ejemplo a querer saber el final de la historia que nos están contando).

Partiendo de esto, las campañas de recaudación de fondos serán aún más eficaces si consiguen estimular la producción de estos dos elementos, a través de historias o imágenes que de alguna manera atraen nuestra atención, centrándose en nuestra capacidad de empatía con los demás.