Rate this post

La detección de emociones permite reconocer las emociones de los consumidores desde el rostro, cambiando la forma en que se comunican.

Se cree que este sistema revolucionará el enfoque de las marcas a los clientes porque permitirá analizar y reconocer, de hecho, las emociones de los individuos frente a los mensajes publicitarios, por ejemplo. Pensamos en el gran impacto comunicativo que podría tener la personalización de los mensajes publicitarios en su sitio o en los medios sociales en relación a las reacciones de los usuarios.

Para tratar de apoderarse de ellos, muchas empresas han comenzado a invertir en la detección de emociones. Una marca difícilmente puede distinguirse sólo sobre la base de la comunicación comercial y promocional: las empresas que consiguen definir y fidelizar mejor su marca son las que consiguen tocar otros aspectos de la relación con el cliente, intentando establecer un vínculo emocional con él.

Varios estudios muestran cómo las emociones juegan un papel fundamental en el proceso de toma de decisiones y, por lo tanto, en el proceso de compra, y por esta razón es necesario tenerlas en cuenta en las estrategias de mercadotecnia. De hecho, si un anuncio no logra involucrar emocionalmente al usuario, las posibilidades de recordarlo son decididamente bajas, con un consecuente impacto negativo en la marca de retirada.

“Emociones y decisión de compra”, Emociones o racionalidad: ¿qué guía al consumidor en la toma de decisiones?

La emoción lleva a la acción Voz y emociones: ¿qué efectos tiene en la comunicación? El psicólogo Paul Ekman fue uno de los primeros eruditos en la década de 1970 en centrar su atención en el estudio de las emociones en su relación con las expresiones faciales.

El experto ha creado un catálogo con más de 5000 movimientos musculares, demostrando que incluso el más mínimo movimiento de las cejas o de la nariz puede revelar una emoción diferente.

Basado en esta base de datos, Ekman ha intentado establecer patrones recurrentes de correspondencia entre expresiones faciales y emociones asociadas para tratar de predecir las reacciones emocionales de los individuos, y su estudio ha sido considerado por varias compañías para desarrollar tecnologías de reconocimiento de emociones.

El informe “Emotion Detection and Recognition Market”, publicado por MarketsandMarkets, predice que en 2020 el mercado del reconocimiento de emociones podría alcanzar los 22 mil millones de dólares. De hecho Affectiva, una empresa que puede contar con una base de datos de casi 4 millones de rostros analizados de 75 países, logró en mayo recaudar fondos por un monto equivalente a 14 millones de dólares para el desarrollo de una tecnología capaz de llevar a cabo dicha investigación.

Entre las multinacionales que han confiado en los servicios de esta empresa se encuentran Coca Cola, Unilever y Kellogg’ s. Microsoft, por lo tanto, ha considerado este tipo de innovación como una buena oportunidad de inversión y por este motivo ha desarrollado un algoritmo capaz de revelar emociones en las caras de las fotos.

Con el proyecto Oxford, la marca ha promovido un nuevo sistema de inteligencia artificial que seguramente tendrá un fuerte impacto en la tecnología de la empresa en el futuro. Apple, sin embargo, también adquirió a principios de 2016 la puesta en marcha de la inteligencia artificial Emotient Inc.

Especializada en la lectura de expresiones faciales para el reconocimiento de las emociones.  Inteligencia Artificial y Marketing ¿Qué hay de nuevo? Inteligencia artificial y negocio ¿qué mejoras? Inteligencia y salud artificial, entre cambios y novedades La domótica y la inteligencia artificial, el futuro de las tecnologías inteligentes para el hogar como ésta, si se utilizan correctamente, puede ser muy útil, incluso en otros ámbitos, como la prevención de accidentes de tráfico.