Rate this post

¿Por qué quién tiene un eCommerce no puede prescindir de estar en las redes sociales? ¿Y cómo puedes optimizar tu presencia en las plataformas?

Nueve de cada diez consumidores recurren a los socialistas – o mejor dicho, a las personas que viven allí – cuando se trata de tomar sus decisiones de compra. Y el 75% de los que compraron un producto parecen haberlo hecho porque lo vieron en las redes sociales, independientemente de que fueran anunciados directamente por la marca o por un creador de tendencias y se convencieron de ello.

Dos cifras como estas son suficientes para convencernos de la importancia de las redes sociales y, más en general, de una estrategia digital para los que quieren vender y hacer online. Muchos mitos circulan en el comercio electrónico.

En primer lugar, que ningún minorista digital, grande o pequeño, podía prescindir ya de los muebles. Es cierto, pero sólo en parte: los usuarios siguen prefiriendo un enfoque multiplataforma, casi nunca el cierre del carro tiene lugar en un único dispositivo y, si se mira a un mercado sui generis como el del lujo, por ejemplo, la experiencia de compra vive en varios puntos de contacto diferentes de los cuales el digital, el eCommerce de la marca o los distribuidores especializados, puede no ser necesariamente el final.

Partiendo de la posibilidad de involucrar a los compradores en campañas de marketing colaborativo y de la posibilidad de explotar contenido e influenciador de marketing, sin embargo, desde SproutSocial intentaron reafirmar las ventajas de las redes sociales para el comercio electrónico.

Para un marketing digital más profundo para el comercio electrónico

La gente habla de la marca, quiera o no la marca. La primera consideración tiene que ver con el hecho de que las marcas y sus productos son ahora objeto de conversación online, estén o no presentes en entornos digitales.

Estar ahí, entonces, es la única manera de asegurarse de escuchar el flujo de conversaciones que les afecta y, si es posible, controlarlo. Más importante aún, sin embargo, un comercio electrónico está vivo con el tráfico y los medios de comunicación social son generalmente cruciales para dirigir el tráfico a su página de aterrizaje o las páginas de productos.

Los consumidores hacen preguntas y esperan respuestas

No hace falta decir, pues, que cada vez más consumidores hoy en día, cuando tienen que ponerse en contacto con una marca, intentan hacerlo a través de las redes sociales en lugar de por teléfono o correo electrónico.

Hay algunas pruebas que hay que tener en cuenta: en primer lugar, el tiempo que usted está dispuesto a esperar una respuesta se reduce progresivamente, por ejemplo -para al menos el 30% de los usuarios el límite de tiempo es de media hora- y una falta de respuesta casi siempre equivale a una mala publicidad para el comercio electrónico y, más generalmente, para la marca o para el vuelo a otros competidores.

Por supuesto, también es cierto que cuanto más grande es la marca, más complicado es que un gestor de medios sociales consciente de sus tareas esté detrás de las numerosas menciones, mensajes directos e interacciones hashtag que reciben cada día los perfiles sociales oficiales.

La mejor idea es crear un perfil ad hoc para la atención al cliente: Amazon, por supuesto, pero también numerosas compañías telefónicas e incluso empresas de transporte público en algunas grandes ciudades ya lo han hecho con resultados convincentes.

Resultado de imagen para comercio electrónico

Ya desde aquí podemos adivinar cómo explotar eficazmente la presencia en las redes sociales para su comercio electrónico requiere de recursos humanos y estratégicos, no indiferentes. Por esta razón, estar en todas partes puede no ser la mejor solución.

Tener perfiles activos en todas las plataformas sociales pero no actualizarlos, por ejemplo, no tiene sentido: es mejor aspirar a una presencia de calidad en las plataformas que mejor se adapten a las necesidades de su negocio. Para ello, por supuesto, es necesario conocer a su público objetivo y sus hábitos digitales y de compra.