Rate this post

Es, según Forbes, una de las tendencias que caracterizarán el marketing en este 2017. Cada vez más marcas parecen haber comprendido la importancia de un primer enfoque de vídeo y han empezado a poner el formato de vídeo en el centro de su estrategia de marketing de contenidos y, más en general, la narrativa corporativa. Hay casos excelentes, como Burberry, que ha jugado en un evocador video de la historia de la marca durante toda su campaña festiva del 2016.

Una estrategia de vídeo puede ser eficaz, sin embargo, incluso para aquellos que no tienen un gran presupuesto para invertir en la comunicación digital y social media marketing. El contenido de vídeo es uno de los contenidos más versátiles en el que una empresa o cualquier otra persona de negocios puede confiar. Además, como señala el Instituto de Marketing de Contenidos, son inmediatamente compatibles en las principales redes sociales y son capaces de garantizar el mayor número de interacciones (en términos de gustos, reacciones, acciones, comentarios, etc.) con respecto a cualquier otro tipo de publicación.

Funcionan bien como teasers de un contenido de formato diferente y como contenido en sí mismo, sin considerar que pueden ser remediados y reeditados en diferentes formas (desde los 15 segundos de un pasaje en YouTube, hasta la clásica televisión de 30 segundos, por ejemplo), en diferentes plataformas, tanto propias como pagadas, y para un uso tanto desde el móvil como desde el escritorio. Muchas marcas han desarrollado una estrategia de video pero no la consideran efectiva, como lo demuestran los datos del Instituto de Marketing de Contenidos.

Reglas para una estrategia de vídeo perfecta

Algunas reglas son esenciales a seguir, sin embargo, al pensar en una estrategia de vídeo. Tener una historia que contar,basta con pensar en un vídeo como una unidad narrativa que se autoconcluye o forma parte de una historia más amplia y seriada. Contar una historia es la mejor manera de excitar a los usuarios, involucrarlos y asegurarse de que su mensaje llegue claramente.

Confíe en las personas, no en el producto. Los consumidores quieren una empresa que hable con voz humana y no sólo quiera informar. Por ello, es imprescindible mostrar el rostro humano de la marca, implicar a los diferentes profesionales que la integran para dar a conocer la verdadera personalidad de la marca. Tenga cuidado con la duración del vídeo: a pesar de la versatilidad, incluso en la duración del vídeo, un contenido de vídeo nunca debe ser demasiado largo o contener demasiada información. De hecho, no hay que olvidar que la mayoría de los usuarios están conectados ahora a través de dispositivos móviles, a veces incluso durante los viajes, lo que tiene un impacto significativo en el tipo de uso.

Llamada a la acción,el objetivo de un vídeo publicado en los canales de su empresa debe ser siempre convencer a los usuarios para que realicen una acción,puede no ser necesariamente el de compra, pero puede consistir por ejemplo en suscribirse al boletín de noticias, participar en un concurso, etc. Para que esto suceda, tenemos que ser claros, con un claro llamamiento a la acción al final de su contenido.

¿Dónde y cuándo compartir su contenido de vídeo? Uno de los errores que más fácilmente cae es reservar su contenido de vídeo exclusivamente para el sitio web corporativo, cuando se trata de formatos que funcionan mejor en las redes sociales, blogs y similares. Tenga cuidado de programar las salidas con cierta regularidad, como lo haría con cualquier otro contenido. ¿La última advertencia de los expertos? No pienses que el vídeo es el formato ideal para cualquier tipo de contenido. En algunos casos, de hecho, su audiencia puede preferir leer un artículo (como ocurriría, según los estudios, especialmente con noticias e información en línea), consultar infografías, etc.